Published On: Lun, ene 18th, 2016

Aprendiendo a usar las bolas chinas

Share This
Tags

De entre todos los accesorios sexuales pensados para la mujer que ofrece Non Sit Peccatum las bolas chinas son sin lugar a dudas la mejor opción. Además de proporcionar un placer único cumplen una función mucho más importante para la salud femenina: ejercitar y fortalecer la musculatura pélvica.

2015-new-sex-products-font-b-Kegel-b-font-font-b-ball-b-font-Full-siliconeLas bolas chinas no son un simple juguete y por eso resulta esencial que la mujer tenga en cuenta para qué y cómo va a utilizarlas. Limpiarlas bien con agua y jabón neutro y guardarlas en un lugar dónde no se ensucien con el polvo es casi tan importante como saber las técnicas de los ejercicios.

Usar las bolas chinas implica esfuerzo. Como siempre que se realiza cualquier actividad física es crucial saber cuál es el nivel de partida. Es inútil empezar con las bolas chinas durante un tiempo prolongado si después se sufren molestias y a consecuencia de ello las bolas se quedan abandonadas en el fondo del cajón de la mesita de noche.

Existen diferentes modelos de bolas chinas así que el primer paso antes de comprarlas es elegir aquellas que son más adecuadas para lo que se tenga en mente. Para ello, puedes dejarte aconsejar por nuestros asesores, en tienda o contactando con ellos mediante cualquier vía.

Para las mujeres que no están familiarizadas con las bolas chinas sería bueno empezar por una sola bola de mayor tamaño e ir progresando hasta poder usar las variantes de dos o más bolas unidas entre sí.

Hacer ejercicios con las bolas chinas no es algo complicado. Para comenzar, simplemente debe aplicarse sobre ellas una pequeña cantidad de lubricante e introducirlas en la vagina despacio y con cuidado. Después, se tira levemente de la cuerdecita para que sea fácil sacarlas en cualquier momento.

A continuación, hay que ponerse de pie y procurar que las bolas chinas no se caigan contrayendo los músculos del suelo pélvico. Evidentemente, si el esfuerzo resulta excesivo siempre se puede hacer esto mismo tumbándose en la cama hasta que se esté lista para intentarlo levantada.

Los movimientos de contracción para retener las bolas chinas han de mantenerse al menos por espacio de cinco segundos. Al principio se pueden hacer series de diez con breves descansos entre una y otra para no forzar demasiado los músculos.

El objetivo a alcanzar es ser capaz de ejercitarse con las bolas chinas durante una media hora aproximadamente. Sin embargo, lo más aconsejable es tomarse las cosas con calma y realizar sesiones de diez minutos cuya duración se irá incrementando poco a poco.

Las bolas chinas son beneficiosas en muchos aspectos. Al mejorar el tono muscular del suelo pélvico también se fortalece la vejiga lo que contribuye a prevenir o a paliar los problemas de pérdidas de orina.

Por supuesto, también son fantásticas porque si se emplean con la debida frecuencia provocan que aumente el placer durante las relaciones sexuales potenciando el orgasmo. Y ni que decir tiene que esto hace que cualquier mujer esté de mejor humor… Las bolas chinas combinan a la perfección salud y satisfacción sexual. ¿A quién podría darle pereza hacer ejercicio con estas pesas vaginales?

About the Author

-

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>